“ASTURCONARIUS”. O EL TRATANTE DE ASTURCONES. Un curioso oficio de la Roma Antigua

El asturcón, caballo del norte hispano, ni tan elegante, ni tan grácil, ni tan veloz, ni tan esbelto, pero si robusto, resistente, indómito y de paso “amable” y seguro, hizo historia en la historia y aún sigue en ello.

Sus variadas virtudes, incluido su “tolutum ire” (Plinio, NH VIII 1-66) o paso de ambladura, le permitieron ejercer varios “oficios” propios y crear otro más para el hombre encargado de sus cuidados o de su trata, el llamado asturconarius. Era éste, un profesional durante el antiguo Imperio Romano, que como tratante de caballos asturcones se encargaba de mediar entre los criadores y la intendencia militar romana. Así lo relata Pelagonio en su Ars Veterinaria (s. IV d. de C.) y así viene confirmado por un epígrafe, incluido en el Corpus Inscriptionum Latinarum, en su volumen VI, Inscriptiones Urbis Romae Latinae, con el número 6238.

Asociacion Asturcon

Caballo Asturcón

https://www.asturcones.com

            Ese modo de andar, su paso moviendo las dos patas de cada lado alternativa, que no oblicuamente, que los romanos consideraban una característica natural o de nacimiento, le otorgó el calificativo de equuos ambulator y lo convirtió en un caballo muy apreciado para el paseo, para “acercar” a los más ricos y pudientes de Roma a los alrededores de la misma o a los grandes hacendados de sus villae al mercado, viendo y dejándose ver y ser visto.

ambladura

Ambladura

http://clasescentrodeaficioncpp.blogspot.com/2009/03/aires-del-caballo.html

            Valorado por la alta alcurnia hasta tal punto, que se convirtió en sinónimo de lujo, prestigio y banalidad. Y así se expresa la Rhetorica ad Herennium (4, 50, 63) del 86-82 a. de C.:

– “Ei dicit in aurem, aut ut domi lectuli sternantur, aut ab avunculo rogetur Aethiops qui ab balineas veniat, aut asturconi locus ante ostium suum detur, ou taliquod fragile falsae choragium gloriae comparetur

– “Le dice al oído, o que pongan en casa los lechos para comer, o que le pida a su tío un etíope para que venga a los baños, o que se haga sitio al asturcón delante de su puerta, o que procure algún efímero decorado de vanagloria

Rhetorica_ad_Herennium,_Vaticanus_Palatinus_lat._1459

Ejemplar de la Rethorica ad Herennium. 1495

Y sin embargo, resistente y frugal, participó en las guerras de conquista romanas acompañando a los jinetes astures enrolados como legionarios y formando parte de la Ala I Asturum Hispanorum o del Ala II Asturum, ambas equitatas y quinquagenarias, y acantonadas, al menos durante un tiempo, en el muro de Adriano en Britania. Unidos por su coraje, jinetes y asturcones dieron al mundo romano los llamados “ímpetus y circulos cantabricus”, ambos tácticas militares de caballería.

Y aun siendo como son pequeños y, quizá, de pobre aspecto, son incansables, aptos para el trasporte de fardos, para el tiro del carro, valerosos y audaces, de gran nobleza y amor propio, lo cual les permitió convertirse en pieza clave de la lucha y de la intendencia del ejército romano y hoy, penosamente, casi al borde de la extinción.

Jinete a caballo

Estela. Jinete cántabro a caballo

https://es.wikipedia.org/wiki/C%C3%ADrculo_c%C3%A1ntabro

ANEXO

BIBLIOGRAFIA

– SANTAMARÍA HERNÁNDEZ, M. Teresa. “La transmisión de la ciencia desde la Antigüedad al Renacimiento”. Colección Humanidades. Castilla-La Mancha. Cuenca. 2008

https://www.aiegl.org/blogreader/corpus-inscriptionum-latinarum-in-pdf.html

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ACTUALIDAD. PENDILLA DE ARBAS, ÉPOCA ROMANA, HISTORIA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s